10 Plantas Que Forman Islas En Los Ríos | Plantas Flotantes

483

Las plantas que forman islas en los ríos, lagos, charcas y estanques creando islas que se desplazan a lo largo de los mismos son, estrictamente hablando, plantas acuáticas o hidrófitas del tipo flotante. Según su flotabilidad, las plantas acuáticas se pueden clasificar en emergentes o totalmente sumergidas (cuyas raíces se fijan en el cieno, pero sus hojas emergen hacia la superficie), las sumergidas (aquellas cuyas raíces son tan largas que pueden o no fijarse en el cieno o al lecho acuífero) y las flotantes que exhiben sus hojas en la superficie y sus raíces no se fijan en el cieno.

En su ambiente natural las plantas acuáticas flotantes suelen agruparse en grandes masas, cercanas las orillas, luego, cuando son arrastradas por las corrientes o las turbulencias de las aguas de los ríos, son arrancadas de la orilla en bancos de variadas dimensiones que flotan a la deriva, que lucen como islas de distintos tamaños. En ambientes controlados como peceras y estanques, debemos podarlas para controlar las dimensiones de las islas formadas, para el beneficio de los peces y de las mismas plantas.

10 Plantas flotantes que forman islas en los rios

A continuación te presentamos las 10 plantas acuáticas más comunes y conocidas. Si deseas introducirlas en tu pecera, acuario o estanque, debes saber que de la 1 a la 8 se pueden usar en cualquier tipo de contenedor, sea grande o pequeño, y la 9 y 10 se recomiendan para grandes contenedores como acuarios y estanques.

1. Trébol de agua (Limnobium laevigatum)

De origen centro y sudamericano. Las plantas jóvenes crecen en rosetas de hojas flotantes que se posan sobre la superficie del agua, tienen una característica distinguible en esta fase: la presencia de un tejido esponjoso llamado aerénquima sobre la superficie abaxial de la hoja.

Las plantas maduras crecen con un tallo de hasta 50 cm, y poseen hojas emergentes que se inflan como una esponja. Sus flores son pequeñas y blancas. La fruta es una cápsula flexible de 4 a 12 cm de longitud y 2 a 4 cm de diámetro. Las semillas miden 1 mm. Son resistentes a temperaturas ambientales que oscilan entre 15 y 30 grados centígrados. Poseen reproducción sexual por polinización, pero también pueden reproducirse a partir de la gemación de un segmento del tallo.

2. Helechos de agua (Azolla filiculoides y Azolla caroliniana)

Proviene de las regiones tropicales con temperaturas cálidas en América, con variedades en Asia y Australia. Es una planta de rápido crecimiento, capaz de cubrir la superficie de un lago completamente en apenas un par de meses. Cada planta individual mide entre 1 y 2 cm de diámetro, sus hojas de color rosa verdoso muestran bordes naranjas o rojos. No soportan las temperaturas frías, y en las regiones frías mueren en grandes proporciones durante el invierno, sobreviviendo por medios de brotes sumergidos.

3. Lenteja de agua (Spirodela intermedia)

Es una planta acuática con amplia distribución desde México hasta Argentina. Sus hojas muestran una amplitud que va desde 4 a 5 cm, planas, redondas casi perfectamente esféricas. Tiene largas raíces (7-20 cm). Resistentes a temperaturas entre 20 y 35 grados centígrados.

4. Lentejitas de agua o Lemna (Lemna gibba y Lemna minor)

De distribución mundial, se la encuentra en áreas templadas de Europa, Asia, África y América. Esta especie de lenteja de agua posee un cuerpo simple conocido como tallo que flota en la superficie que mide de 2 a 5 mm de diámetro. Asimismo, tiene una raíz que crece de manera colgante dentro del agua. Se encuentra predominantemente en aguas calmadas o de corrientes lentas. Se reproduce principalmente por crecimiento vegetativo pero puede darse la reproducción sexual mediante la producción de flores cuando son expuestas plenamente a la luz solar.

5. Camalote, Bora o Jacinto de agua (Eichornia crassipes)

Es una planta proveniente de la amazonía. De hojas anchas, gruesas y brillantes, esta planta puede llegar a crecer hasta un metro por encima de la superficie. Con hojas que miden entre 10 y 20 cm de diámetro sobre un tallo que flota por medio de un bulbo esponjoso flotante en su base. Produce hermosas flores de color lila o rosadas que crecen en espigas de 8 a 15 cm.  Se reproducen por medio de vástagos que eventualmente producen plantas hijas que a su vez producen semillas. También pueden reproducirse por  sexualmente, gracias a su flor. Son capaces de soportar temperaturas que van desde 12° hasta 35° centígrados.

6. Lechuga, Repollo o Acordeón de agua (Salvinia molesta)

Es una planta proveniente del sudeste de Brasil, llevada a otras partes del mundo gracias a ser empleada en acuarios. Se la encuentra también en Australia, África y el Sudeste Asiático. Suele formar islas bastante espesas sobre la superficie del agua. Sus hojas brotan en pares y emergen a la superficie. Posee raíces  altamente divididas y con forma de pluma. Sus hojas poseen forma de batidora de huevos cubierta de vellosidades de 1 mm de largo (piel de durazno). Entre sus raíces sumergidas suelen contener sacos con esporas. Esta especie no produce flores. Se reproduce por crecimiento vegetativo.

7. Repollito de agua (Pistia stratiotes)

Aunque se le encuentra en casi todas las zonas tropicales, se considera que su origen es africano. Posee raíces que cuelgan sumergidas debajo de las hojas. Exhibe hojas gruesas, suaves, con piel de durazno, que forman una roseta; éstas pueden tener hasta 15 centímetros de largo y de ellas pueden emerger vástagos, son de bordes verdes, onduladas, con venas paralelas, y están cubiertas por vellosidades que atrapan el aire, para aumentar la flotabilidad. Posee flores en el centro de las hojas. Produce frutos verdes y pequeños. Se reproduce tanto por vía sexual como por crecimiento vegetativo.

8. Acordeoncito de agua (Salvinia minima)

Es una especie de helecho acuático flotante presente, principalmente en aguas calmadas. Proviene de América central y Sudamérica. Las hojas de esta planta son ovales, pequeñas, con un largo promedio de 0,4 a 2 cm. Posee rizomas que flotan muy cerca de la superficie y establecen uniones con hojas que se ramifican horizontalmente. Este grupo de hojas unidas crecen en grupo de tres, donde dos hojas flotan y otra se secará y quedará colgando debajo. Esta planta no posee raíces, pero esta hoja que queda colgando bajo el agua pasa a cumplir esta función por lo que son más largas que las hojas que quedan por encima de la superficie. Posee vellosidades que crecen uniformemente sobre la superficie de las hojas. Se reproducen asexualmente por fragmentación.

9. Yana (Elodea canadiensis)

Planta originaria del norte de América. Presenta hojas extendidas, de forma alargada, a lo largo de los tallos. Posee flores y frutos. Se reproducen tanto por vía sexual como por crecimiento vegetativo. ​Demanda aguas abundantes en nutrientes, en sedimentos, y fangosas. Sin embargo crece en un extenso nivel de condiciones: desde aguas poco profundas a muy profundas y en presencia de variados sedimentos. Puede permanecer viva y flotando aunque no esté arraigada. Tolera bajas temperaturas.

10. Nenúfar (Nynphaea tetragonal)

Se encuentra en América del norte, desde México hasta Canadá. Crece en aguas serenas y pequeños arroyos. Exhibe hojas flotantes con una lámina de 6–11 cm de largo, con forma circular, ovalada y pocas veces oblongas. Su flor tiene forma cóncava de 2,5 a 3 cm de diámetro, con un receptáculo rectangular; de pétalos  blancos, algunas veces rojos o escarlata. Emite una baya como fruto. Se reproduce sexualmente.

Mecanismos de flotación de las plantas acuáticas

Las plantas que flotan lo hacen por varios mecanismos, el principal se debe a que poseen una estructura contenedora de aire altamente especializada llamada aerénquima que se forma porque los espacios intracelulares de esta sección de la planta se ensanchan para permitir un intercambio gaseoso por difusión en esta estructura.

Aerénquima, mecanismo de flotación

Beneficios de las plantas que flotan en ríos y lagos

Algunas personas poseen el prejuicio de creer que las plantas flotantes son la maleza de las aguas, sin embargo, la realidad es que hoy se reconoce su gran valor biológica para el sustento de ecosistemas naturales equilibrados y nichos artificiales controlados; así como sus múltiples cualidades ornamentales.

Disuelven los nutrientes

La más importante acción de las plantas acuáticas es disolver nutrientes como los nitratos y los fosfatos como si fuera un filtro purificador, manteniendo un medio ambiente apto para la supervivencia de los peces y otros seres vivos.

Disminuyen la temperatura del agua

Debido a la sombra que producen, reducen en considerablemente la evaporación de las aguas y mantienen una temperatura más baja que la de la atmósfera.

Reducen la erosión

Mediante la reducción de la velocidad de las corrientes, las plantas que flotan en los ríos promueven la sedimentación de las partículas sólidas suspendidas en el agua permitiendo la consolidación de las superficies del suelo bajo el agua impidiendo la erosión.

Favorecen la diversidad biológica

Al romper las columnas de agua de las corrientes, permite el establecimiento de una heterogeneidad espacial que favorece el desarrollo de un hábitat complejo con un incremento de la biodiversidad y la densidad tanto de peces como de invertebrados, quienes emplean a los diversos tipos de plantas acuáticas para desovar o protegerse de los depredadores.

Beneficios de las plantas que flotan en peceras, acuarios y estanques

Ya conociste los bondades que aportan las plantas flotantes en la naturaleza, ahora te presento las beneficios de estas plantas cuando se introducen en ambientes artificiales como peceras, acuarios y estanques.

Mínimo cuidado

Como todo ser vivo, las plantas acuáticas requieren condiciones mínimas para sobrevivir, estas plantas suelen ser muy resistentes y poco exigentes. Algunas pueden desarrollarse en agua salada, otras en aguas dulces e incluso hay algunas que pueden resistir ambas condiciones. Algunas pueden ser muy versátiles pudiendo soportar rangos de temperaturas entre 15 y 45 grados centígrados, así como condiciones de luminosidad muy variadas.

Control biológico de algas

Las plantas que forman islas en las superficies, cuando son introducidas en estanques, estuarios o peceras, por tener sus hojas en la superficie, y sus raíces inmersas en el agua y no en el cieno, compiten de manera más eficiente con las algas, impidiendo su desarrollo.

Ambiente dinámico para peces e invertebrados

En condiciones artificiales, las pequeñas islas formadas por las plantas flotantes sobre la superficie del agua generan condiciones de iluminación semejantes a los de las condiciones naturales, ya que impiden un paso de luz demasiado intensa, lo cual prefieren los peces para sentirse más cómodos. Asimismo, los peces más pequeños se sienten más protegidos bajo las sombras o escondidos entre las raíces de estas plantas.

Belleza y valor ornamental

Muchas de las plantas que forman islas en los ríos, estanques y charcas, poseen un verdor único y floraciones multicolores que, en condiciones artificiales, reproducen fidedignamente la belleza de la naturaleza.

Perjuicios que producen las plantas flotantes

Cualquier cosa en exceso es dañina, y las plantas flotantes no son la excepción; cuando crecen fuera de su hábitat originario, pueden llegar a convertirse en verdaderas amenazas para la biodiversidad. Es por ello, que muchas de las diez plantas que te presentamos están prohibidas en Estados Unidos y Europa. Veamos por qué.

Secuestran la luz y los nutrientes

En sus condiciones naturales, las plantas flotantes suelen estar en equilibrio armónico con su entorno, sin perjudicarlo. Fuera de éste, sin controladores biológicos de su desarrollo, las plantas flotantes pueden crecer desmedidamente; secuestrando los nutrientes del medio e impidiendo, casi de manera absoluta, el paso de luz hacia el fondo; produciendo la muerte de otras especies de plantas y animales, llevando inclusive a la desecación de las aguas o a su putrefacción.

Cambio del pH de las aguas

Debido a su capacidad de tomar el nitrógeno a partir del amonio (sustancia de pH alcalino), las plantas acuáticas pueden a llegar a acidificar el medio de tal forma que alteran el equilibrio ácido-base, perjudicando así a las especies vegetales y animales que no toleran esta condición.

Consejos básicos para introducir plantas flotantes en peceras

Accesorios

Afortunadamente las plantas no requieren mayores cuidados, más que tener los accesorios necesarios para mantener el agua limpia, con una temperatura e iluminación adecuada. Para ello requieres filtros para la oxigenación del agua, lámparas para el control de la luminosidad, y un termómetro. Busca la información técnica adecuada antes de aventurarte a tener una pecera con plantas que flotan.

Nutrición

Las plantas que flotan se nutren de las excreciones o detritos vertidos por los peces o invertebrados con los que comparten hábitat.

Cuarentena

Cuando usted adquiera una o varias plantas flotantes, no las introduce de inmediato a la pecera. Sumérjalas en un contenedor provisional durante alrededor de 40 días. Observe que mantuvieron su integridad física y luego puede pasarlas a su pecera.

Ciclado o Ciclo vital mínimo del acuario

Su acuario necesitará atravesar por lo que se llama proceso cíclico vital o ciclado, en el cual la calidad del agua y otros parámetros varían ampliamente. Durante este tiempo habrá muy pocos peces que puedan sobrevivir hasta que no se hayan aclimatado al ambiente. Si esperas a que el ambiente de la pecera se estabilice antes de meter al pez, tanto tú como tu pequeño pez estarán más felices.

Una planta a la vez

Introduzca las especies de plantas por separado y paulatinamente en su pecera, con periodos de separación que van desde dos semanas hasta un mes, para permitir el ciclo de adecuación del medio ambiente de la pecera, lo cual garantizará el bienestar del ecosistema y en particular, la supervivencia de sus peces.

Cuidado con la piel de durazno

Algunas plantas flotantes exhiben hojas que tienen la textura de la piel del durazno, esta textura tiene la finalidad de rechazar el agua (hidrofobia) pero si no cuidamos las salpicaduras y cae mucha agua a las hojas, esta condición se pierde y lleva a la muerte de la hoja o de la planta, lo cual llevará al depósito de material orgánico descompuesto al fondo de la pecera.

Las tapas, la humedad y la temperatura

Si la pecera tiene tapa es necesario que cuide la distancia entre ésta y la superficie del agua, ya que a mayor cercanía (10-15 cm de separación) mayor será la humedad acumulada en la tapa producto de la condensación que a su vez aumentará la temperatura. Las plantas flotantes son muy resistentes, pero es importante controlar este factor de riesgo observando la integridad de sus plantas y del agua. Asimismo, es necesario observar la distancia e intensidad de las lámparas. En los países fríos, por el contrario, esta elevación de la temperatura por este pequeño efecto invernadero, es necesario para la supervivencia de las plantas durante el invierno.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here