10 Plantas Para Tratar El Hígado. Propiedades Y Beneficios

Existe una inmensa gama de plantas para tratar el hígado cuando éste importante órgano está siendo afectado por agentes biológicos (virus, bacterias y protozoarios) o por agentes químicos (medicamentos o tóxicos medioambientales).

Sin embargo, te ofrecemos las 10 plantas que no sólo sirven para tratarlo, sino que también tienen un efecto protector cuando sospeches que tú hígado puede estar a riesgo de alguna enfermedad o trastorno como: hígado graso, hepatitis viral o tóxica, hepatopatías alcohólicas o no alcohólicas, cirrosis, cáncer, entre otras.

Al hígado es uno de los más importantes órganos del cuerpo ya que realiza una gran diversidad de funciones vitales como la producción, anabolismo y catabolismo de sustancias como las grasas, azucares, proteínas, entre muchas más. También es el responsable de degradar toxinas como el alcohol, medicamentos, y bioproductos naturales de metabolismo.

Como puedes ver, se trata de un órgano muy importante, por lo tanto es importante cuidarlo, y la mejor y más fácil forma de hacerlo, es incorporando en tu dieta los alimentos más amigables para tu hígado.

10 Plantas para tratar el hígado

Si bien te invitamos a conocer las 10 plantas que puedes emplear, tanto para prevenir, como para tratar enfermedades del hígado; este artículo sólo tiene una función educativa. Para llevar a cabo un tratamiento efectivo ante una determinada enfermedad, es vital que consultes a un médico o a un especialista en medicina natural o medicina integral, quienes te ayudarán supervisando el tratamiento en cuanto a calidad y cantidad.

1.- Aceitunas

Las aceitunas y, principalmente, su aceite (el aceite de oliva) es considerada altamente recomendable para la prevención de enfermedades del hígado e, incluso, para la salud total del organismo.  Las investigaciones han demostrado que el consumo de una cucharadita de aceite de oliva, por día, mejora los niveles de las enzimas hepáticas; reduciendo, incluso, los niveles de grasa acumulada en este órgano, mediante el incremento del riego sanguíneo local.

2.- El café

El café es una de las mejores infusiones naturales que puedes consumir para garantizar la salud de tu hígado, con beneficios inmensos, debido a su capacidad de disminuir la acumulación de grasas y colágeno en el hígado; principales indicadores de las enfermedades hepáticas.  Además, incrementa los niveles de antioxidantes que neutralizan el daño ocasionado por los radicales libres que produce el organismo; y que suelen dañar a las células.

Lee también:   8 Beneficios Y Propiedades Del Grosellero Espinoso

Muchas investigaciones han mostrado que el café ofrece un enorme efecto protector, incluso en aquellas personas que ya están afectadas por alguna enfermedad. Disminuye el riesgo de cirrosis y el daño hepático permanente en aquellas personas con enfermedad hepática crónica.

También se ha asociado el consumo de café con un más bajo riesgo de padecer cáncer de hígado, y efectos positivos sobre las enfermedades inflamatorias del hígado. En personas que padecen de cáncer de hígado, se ha observado una disminución del riesgo de mortalidad en las personas consumen al menos 3 tasas por día.

3.- Nueces

De las plantas para tratar el hígado, las nueces son excelentes, ya que son ricas en grasas y nutrientes (incluyendo la vitamina con gran poder antioxidante, como es la vitamina E) y otros componentes muy beneficiosos para la salud, especialmente los relacionados con el sistema cardiovascular y el hepático.

Free picture (Walnut oil) from https://torange.biz/walnut-oil-46227

Algunas investigaciones han reportado una asociación entre el consumo de nueces con la mejoría de las enzimas hepáticas en pacientes con hepatopatía no alcohólica.  Otras, han mostrado que las personas que consumen pequeñas cantidades de nueces y semillas, poseen un riesgo mayor de sufrir la hepatopatía no alcohólica que aquellas que las consumen en mayor cantidad.

4.- El té

El té es considerado, en todo el mundo, como beneficioso para la salud, pero muchas investigaciones han demostrado que, al igual que el café, es particularmente bueno para tratar al hígado. Las investigaciones han encontrado que beber de 5 a 10 tazas de te verde, al día, se asocia con una mejoría en los marcadores sanguíneos del hígado.

Estudios en pacientes con hepatopatías no alcohólica, hallaron que un consumo de té verde, rico en antioxidantes, por 12 semanas, mejoró los niveles de las enzimas hepáticas, redujo el estrés oxidativo y los depósitos de grasa en el tejido hepático. Asimismo, se ha descubierto que el consumo de té verde (cuatro o más tazas por día) disminuye el riesgo de sufrir cáncer de hígado.

A pesar de esto, es importante recordar que la cafeína que contiene el té, especialmente el té negro, que se ha encontrado incluso en mayor concentración que el mismo café; tiene efectos importantes sobre la motilidad gastrointestinal, lo que se ha asociado con úlceras y otros problemas digestivos cuando se consume en exceso. Por ello, te sugerimos que tu ingesta, tanto de café como de té, sea moderada, no sobrepasando las 3 tasas por día.

Lee también:   Diente De Cocodrilo. Origen, Descripción, Cultivo, Cuidados, Propiedades

5.- Vegetales crucíferos

Los vegetales crucíferos, son una forma de llamar a un conjunto de plantas constituidas por la col de Bruselas, el brócoli, la col, la coliflor y el repollo verde.  Son ampliamente conocidos por su alto contenido de fibras y su sabor muy particular y distintivo. Estos vegetales ofrecen un gran efecto protector para el hígado, porque incrementan la desintoxicación enzimática, incluso aunque los vegetales hayan sido cocidos.

Estudios con pacientes con hígado graso han encontrado que el brócoli mejora los niveles de las enzimas hepáticas y disminuye el estrés oxidativo, previniendo el daño hepático por hepatotóxicos como el alcohol.

6.- La toronja

La toronja posee sendos antioxidantes que ofrecen efectos protectores para la integridad del hígado, estos son la naringina y la naringenina. Muchas investigaciones han determinado el gran papel protector de ambas sustancias contra las enfermedades hepáticas. Este efecto se da por dos vías, una, mediante la protección de las células sanas, y otra, mediante la reducción de la inflamación de las células ya afectadas.

Así pues, la toronja, gracias a sus antioxidantes, puede reducir el desarrollo de la fibrosis hepática, que suele aparecer después de una inflamación crónica. Asimismo, se ha observado una disminución de los depósitos de grasa en pacientes con hígado graso, ya que se produce un aumento de las enzimas requeridas para la movilización y digestión de las grasas.

También se ha encontrado que la naringina fortalece la habilidad del hígado catabolizar el alcohol y reducir los efectos adversos del alcohol.

7.- La remolacha

La remolacha, y en particular, el jugo de remolacha, es una fuente importante de nitratos y antioxidantes llamados betalainas, que tienen enormes beneficios para la salud del corazón, pero también para tratar al hígado, porque reduce el daño oxidativo y los procesos inflamatorios.

Es razonable pensar que comer remolachas tendría los mismos efectos a la salud que consumirla en jugos. Sin embargo, la mayoría de los estudios han demostrado que en forma de jugo, es más eficiente el efecto de los antioxidantes.

8.- Los arándanos

Los arándanos (rojos o azules), contienen un antioxidante llamado antocianinas que le confieren a estos frutos, altos beneficios para salud humana. Muchos estudios han demostrado que las diferentes formas de consumir los arándanos (por trozos o en jugo) aportan muchos beneficios a la salud del hígado.

Arándanos azules

Una investigación encontró que un consumo de arándanos de 3 a 4 semanas, tuvo un efecto protector del daño hepático en pacientes con hígado graso y, adicionalmente, contribuyeron a aumentar la respuesta inmunitaria celular y las enzimas antioxidantes. Otras investigaciones han reportado que los antioxidantes de los arándanos retrasan el desarrollo de las lesiones y la fibrosis, al tiempo que promueve la regeneración hepática.

Lee también:   13 Beneficios Y Propiedades Del Cedro

Los científicos también han reportado que el consumo de arándanos inhibe el desarrollo de las células cancerígenas del hígado humano.

9.- El nopal o tuna

Es un cactus comestible muy popular. Sus frutos y jugos son muy apreciados en todo el mundo y, por supuesto, forma parte importante de nuestra selección de plantas para tratar el hígado. Posee enormes propiedades medicinales, para la curación de ulceras, heridas, fatiga, y enfermedades hepáticas.

Se ha encontrado que el consumo de el nopal disminuye los síntomas de las resacas. Los participantes en las investigaciones han reportado disminución de las náuseas, de la resequedad en la boca, y de la ausencia del apetito; común en las resacas severas, cuando han consumido alcohol luego de haber ingerido nopal.

Esto es evidencia de una clara desintoxicación a nivel hepático, producida por este cactus, seguramente, gracias a su potencial antiinflamatorio y antioxidante.  Aunque otros estudios han demostrado que el efecto depurador del alcohol del nopal es mejor si se consume en forma de jugo. El nopal ayuda a normalizar las enzimas cuando se emplea como tratamiento contra la hepatotoxicidad producida por pesticidas.

10.- Las uvas

Las uvas (rojas y moradas), contienen diversas sustancias beneficiosas para tratar el hígado. El más famoso de estos compuestos es el resveratrol. Los estudios han encontrado que tienen propiedades antiinflamatorias, previniendo daños celulares e incrementando los niveles de antioxidantes.

Un estudio con individuos que sufrían de hepatopatía no alcohólica, que recibieron un suplemento con extracto de semillas de uvas durante tres meses; encontró que la mayoría mejoró su función hepática.  Aunque también descubrieron que no se logran los mismos efectos si se consume las uvas completas.

***

Te brindamos un enlace donde podrás consultar, en inglés, una interesante revisión científica, detallada, rigurosa, y actualizada; sobre las plantas que sirven para prevenir o tratar las enfermedades del hígado: «Plantas medicinales en la protección y tratamiento de las enfermedades del hígado». Espero que sean de tu provecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *