Nitrógeno Para Plantas. Caracteristicas. Manejo, Absorción, Aplicaciones

159

El nitrógeno para plantas es un componente de los compuestos de transferencia de energía como el ATP (trifosfato de adenosina). El ATP permite a las células conservar y utilizar la energía liberada en el metabolismo. El nitrógeno se considera un componente significativo de los ácidos nucleicos como el ADN, el material genético que permite a las células (y eventualmente a las plantas enteras) crecer y reproducirse. Sin el nitrógeno, no habría vida tal como la conocemos.

Nitrógeno para plantas
Planta-desarrollada-optimamente

El nitrógeno es vital para las plantas porque es un componente importante de la clorofila, el compuesto por el cual las mismas usan la energía de la luz solar para producir azúcares a partir del agua y el dióxido de carbono (es decir, la fotosíntesis). También es un componente importante de los aminoácidos, los bloques de construcción de las proteínas. Las plantas se marchitan si no tienen las proteínas necesarias.

En éste artículo podrás conocer los tipos más comunes de fertilizantes que contienen nitrógeno para plantas, los aditivos que se les pueden agregar, y los beneficios que estos aportan a los cultivos. Así como también la forma natural de obtención de este componente:

Fertilizantes más comunes que contienen nitrógeno

Las tasas de fertilizantes con contenido de nitrógeno para plantas son determinadas por el cultivo que se va a plantar, la meta de rendimiento y la cantidad de nitrógeno que podría proporcionar el suelo. Las tasas necesarias para lograr diferentes rendimientos con diferentes cultivos varían según la región, y tales decisiones suelen basarse en las recomendaciones y experiencias locales.

En el caso de estos tipos de nitrógeno para plantas es de suma importancia tomar en cuenta ciertas características que pueden ser relevantes. En estos es muy importante la solubilidad del agua, la que varía con la temperatura, puesto que al disolverse gran cantidad de fertilizantes se enfría el agua y en consecuencia bajan la solubilidad. Otro aspecto muy importante es que los productos que se agreguen sean compatibles para que no se formen compuestos insolubles.

Urea

Es un fertilizante que contiene nitrógeno para plantas en forma sólida y muy concentrada. Posee 46% de contenido en forma amídica. Es el más económico, tiene alta solubilidad; aproximadamente 1000g/l a una temperatura de 20°C. Al ser disuelto la temperatura disminuye considerablemente. Puede usarse en forma cristalina o perlada. No acrecienta la salinidad en el H2O, por lo que es recomendable cuando tenemos suelos que són salinos.

Nitrato de amonio

Es un nitrógeno para plantas que tiene una solubilidad considerable, de hecho uno de los que es más solubles. Contiene 35.5% de nitrógeno, un 50% es de amonio y el 50% restante es nítrico. Por poseer los dos fragmentos de nitrógeno, actúa inmediatamente debido a la porción nítrica, pero a la vez sigue actuando a largo plazo gracias al amonio. Provoca que los suelos se vuelvan ácidos, por lo que se recomienda su aplicación en sustratos que tengan PH muy alcalino.

Nitrato de calcio

Es un fertilizante que contiene 15.5% de nitrógeno para plantas, es 100% nítrico, lo cual es favorable porque es la forma favorita en la que las plantas absorben este componente, en especial las de tomate. Tiene alta solubilidad y es el único abono que suministra calcio a cualquier PH. No se recomienda que sea mezclado con fosfato de amonio, ni tampoco con un fertilizante sulfatado porque puede producirse el taponamiento de los goteros.

Sulfato de amonio

Es un nitrógeno para plantas bastante soluble. Contiene 10% de nitrógeno amoniacal y 23% en forma de sulfatos. Tiende a acidificar el suelo. En el caso de las plantas de tomate su utilización se recomienda en periodos que sean cálidos, puesto que durante periodos fríos puede ocasionar que el amonio se absorba excesivamente.

Colocación de fertilizantes

Las decisiones de colocación deben maximizar la disponibilidad de nitrógeno para los cultivos y minimizar las pérdidas potenciales. Las raíces de una planta generalmente no crecen a través de la zona de las raíces de otra planta, así que el nitrógeno para plantas debe ser colocado donde todas las plantas tengan acceso directo a él.

Las condiciones húmedas del suelo son necesarias para la absorción de nutrientes. La colocación debajo de la superficie del suelo puede aumentar la disponibilidad de nitrógeno en condiciones secas porque las raíces tienen más probabilidades de encontrar nitrógeno en el suelo húmedo con tal colocación.

La colocación de nitrógeno para plantas mezclado con fósforo a menudo aumenta la absorción de fósforo, especialmente cuando el nitrógeno está en forma de NH4+ y el cultivo crece en un suelo alcalino. Las razones del efecto no están del todo claras, pero pueden deberse al aumento de la actividad de las raíces del nitrógeno y al potencial de absorción de fósforo, y a la nitrificación de NH4+ que proporciona acidez, lo que aumenta la solubilidad del fósforo.

Aditivos para fertilizantes nitrogenados

Son compuestos que se le pueden agregar a los fertilizantes nitrogenados para así mejorar sus propiedades de los mismos; con la ayuda estos puedes adicionar al suministro de nitrógeno para plantas la capacidad de inhabilitar las bacterias que molestan a los cultivos y además la posibilidad de contrarrestar las reacciones desfavorables entre los compuestos. Los más comunes son:

N-Serve

Es un material que se le puede agregar a los nitrógenos para plantas para inhibir selectivamente a una de las bacterias responsables de la nitrificación. Cuando se añade a un material de nitrógeno NH4+, retrasa su conversión a nitrógeno NO3 durante varias semanas. Es más eficaz cuando se mezcla con amoníaco anhidro.

Esta nitrificación retardada protege al fertilizante de las pérdidas debidas a la desnitrificación y la lixiviación en las estaciones en las que se producen precipitaciones excesivas durante el período de inhibición. Usar N-Serve es algo así como comprar una póliza de seguro que paga en los años en que se presentan problemas.

Agrotain

Es un aditivo que puede ser agregado a el nitrógeno para plantas para inhibir la conversión de urea en carbonato de amonio, reduciendo así el potencial de volatilización del amoníaco de los materiales de urea, incluidas las soluciones de UAN. Este aditivo puede ser visto como una póliza de seguro que reducirá las pérdidas potenciales de nitrógeno en las estaciones cuando el cultivo o la lluvia no incorporan la urea en el suelo poco después de la aplicación.

Agrotain es más útil cuando la urea o UAN se aplica sin incorporación a la superficie de campos con altos niveles de residuos de cultivos, como en situaciones de no-labranza, o campos con altos niveles de pH en la superficie.

Otros aditivos

Otros aditivos de nitrógeno para plantas disponibles en el mercado son ESN® e Instinct®. Pueden utilizarse como parte de la estrategia de administración de nutrientes de 4R para mantener el nitrógeno en su lugar adecuado en el momento en que la planta lo necesite. El uso de productos aditivos de nitrógeno se considera una mejor práctica de gestión para la aplicación del nitrógeno.

Pérdidas de fertilizantes nitrogenados

Los principales mecanismos para la pérdida de fertilizantes de nitrógeno para plantas son la desnitrificación, la lixiviación y la volatilización. La desnitrificación y la lixiviación se producen en suelos muy húmedos, mientras que la volatilización es más común cuando los suelos sólo están húmedos y se están secando.

Prácticas para evitar las pérdidas de fertilizantes nitrogenados

El uso de una fuente de nitrógeno para plantas del tipo NH4+ acidifica el suelo porque los iones de hidrógeno (H+) liberados durante la nitrificación del NH4+ son la principal causa de acidez en los suelos. Con el tiempo, la acidificación y la disminución del pH del suelo pueden llegar a ser significativas.

Los fertilizantes que tienen contenido de nitrógeno para plantas  y también contienen NO3- pero no NH4+ hacen que el suelo sea ligeramente menos ácido con el paso del tiempo, pero generalmente se utilizan en cantidades mucho menores que los otros. La acidificación debida al nitrógeno NH4 es un factor significativo en la acidificación de los campos agrícolas, pero puede ser fácilmente controlado por las prácticas normales de encalado.

Nitrógeno del suelo

El nitrógeno para plantas lo puedes encontrar en el suelo en tres formas generales: compuestos orgánicos de nitrógeno, iones de amonio (NH4+) e iones de nitrato (NO3-). En un momento dado, entre el 95 y el 99 por ciento del nitrógeno potencialmente disponible en el suelo se encuentra en forma orgánica, ya sea en residuos vegetales y animales, en materia orgánica relativamente estable del suelo o en organismos vivos del suelo, principalmente microbios como las bacterias.

Este nitrógeno para plantas no está directamente disponible en ellas, pero algunos pueden ser convertidos en formas disponibles por los microorganismos. Una cantidad muy pequeña de nitrógeno orgánico puede existir en compuestos orgánicos solubles, como la urea, que puede estar ligeramente disponible para las plantas.

La mayoría del nitrógeno para plantas se encuentra en los suelos en formas inorgánicas NH4+ y NO3- (a veces llamado nitrógeno mineral). Los iones de amonio se unen al complejo de intercambio catiónico (CEC) cargado negativamente del suelo y se comportan de forma muy parecida a otros cationes del suelo. Los iones de nitrato no se unen a los sólidos del suelo porque llevan cargas negativas, sino que existen disueltos en el agua del suelo, o precipitados como sales solubles en condiciones secas.

Fuentes naturales de nitrógeno en el suelo

El nitrógeno para plantas que está en el suelo y eventualmente podría ser utilizado por las plantas tiene dos fuentes: los minerales que contienen nitrógeno y el vasto depósito de nitrógeno en la atmósfera. El nitrógeno de los minerales del suelo se libera a medida que el mineral se descompone. Este proceso es generalmente bastante lento, y contribuye sólo ligeramente a la nutrición de nitrógeno en la mayoría de los suelos

El nitrógeno atmosférico es una fuente importante de nitrógeno en los suelos. En la atmósfera, existe en la forma muy inerte de N2 y debe ser convertida antes de que sea útil en el suelo. La cantidad de nitrógeno que se agrega al suelo de esta manera está directamente relacionada con la actividad de tormentas eléctricas, pero la mayoría de las áreas probablemente no reciben más de 20 libras de nitrógeno/acre por año de esta fuente.

Utilización de nitrógeno por los cultivos

El nitrógeno para plantas es tomado por la mayoría de las mismas continuamente a lo largo de su vida, y la demanda de nitrógeno generalmente aumenta a medida que aumenta el tamaño de las plantas. Una planta abastecida con el nitrógeno adecuado crece rápidamente y produce grandes cantidades de follaje verde y suculento.

El suministro de nitrógeno para plantas adecuadamente permite que un cultivo anual, como el maíz, crezca hasta su plena madurez, en lugar de retrasarlo. Una planta deficiente en nitrógeno es generalmente pequeña y se desarrolla lentamente porque carece del nitrógeno necesario para fabricar materiales estructurales y genéticos adecuados.

Como pudimos observar, el nitrógeno para plantas lo alcanzamos a  obtener de forma natural en los suelos, pero en muy pocas cantidades. En vista de que es un componente vital para el desarrollo óptimo de las plantas, ya que es necesario para la completación del proceso de fotosíntesis, debemos suministrar más cantidad del que estas pueden conseguir por si solas y además asegurarnos de que tengan contacto directo con él para que puedan absorberlo y utilizarlo de manera efectiva en sus procesos internos.

Factores que determinan la cantidad de nitrógeno suministrado por el suelo

  • La cantidad de nitrógeno liberada de la materia orgánica del suelo.
  • La cantidad de nitrógeno liberada por la descomposición de los residuos del cultivo anterior.
  • Cualquier nitrógeno suministrado por aplicaciones previas de residuos orgánicos.
  • Cualquier aplicación que se haya transferido anteriormente por el uso de fertilizantes de nitrógeno para plantas.

Como pudimos observar, el nitrógeno lo alcanzamos a  obtener de forma natural en los suelos, pero en muy pocas cantidades. En vista de que es un componente vital para el desarrollo óptimo de las plantas, ya que es necesario para la completación del proceso de fotosíntesis, debemos suministrar más cantidad del que estas pueden conseguir por si solas y además asegurarnos de que tengan contacto directo con él para que puedan absorberlo y utilizarlo de manera efectiva en sus procesos internos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here