Cuidados Para Una Planta De Menta: Procedimientos Y Consejos

Las plantas de menta se pueden cultivar fácilmente en el suelo o en contenedores y requieren poco mantenimiento para prosperar. Con docenas de cultivares disponibles y un patrón de crecimiento que roza lo invasivo, no es de extrañar que la menta haya ganado popularidad rápidamente como la hierba perfecta para cubrir el suelo.

Cuidados Para Una Planta De Menta

Cuidados Para Una Planta De Menta

Plantada directamente en el jardín, la menta se establece rápidamente y se propaga indefinidamente para proporcionar al jardinero una gran cantidad de hojas de calidad culinaria y la supresión de malezas de jardín como ninguna otra.

No se necesita un jardín completo para cultivar menta, ya que la gran mayoría de las variedades son adecuadas y se adaptan fácilmente para el cultivo en contenedores. Ya sea que esté plantando esta hierba única en la comodidad de tu cama de jardín elevada o en las aguas poco profundas de un recipiente para macetas, ¿no crees que es hora de descubrir y conocer los cuidados para una planta de menta?

Aquí te mostramos esta guía con algunos consejos básicos de cuidados para una planta de menta

1.  ¿Cuáles son los conceptos básicos de los cuidados para una planta de menta?

Incluso en las condiciones más adversas, la menta de alguna manera encuentra una manera de sobrevivir. Aunque puede crecer en malas condiciones, es mucho más beneficioso para el jardinero plantar la hierba en un entorno favorable. Para plantas de mentas grandes, saludables y productivas, los siguientes dos factores deben estar al frente de su mente:

Asegúrate De Que El Suelo Sea Fértil Y Drene Bien.

Proporcionar a las plantas de menta el suelo adecuado asegurará un crecimiento abundante año tras año. Con esta parte de cuidados para una planta de menta al plantarla, el drenaje es su mayor preocupación. Las plantas de menta aman la humedad, pero si el drenaje del suelo no es adecuado, las raíces se asfixiarán y las plantas se dorarán y morirán.

Lee también:   Turba Para Plantas. Características, Usos Y Recomendaciones

La modificación de los suelos de jardín de drenaje lento con perlita o arena puede aumentar la aireación y evitar que las raíces de menta se empapen. Además del drenaje adecuado del suelo, tus plantas de menta también se beneficiarán del suelo que se ha mezclado con compost envejecido.

Si bien las plantas generalmente no son consideradas alimentadoras pesadas, la adición de compost aumentará los niveles de nutrición y permitirá que la menta se alimente durante muchas temporadas. La materia orgánica como el compost también aumenta la retención de agua para aquellas raíces de menta que aman la humedad. Solo ten cuidado de no agregar demasiada materia orgánica, o podrías correr el riesgo de que se forme óxido de menta.

Proporciona Una Buena Mezcla De Luz Solar Directa Y Sombra Parcial.

Casi todos los rincones y grietas del paisaje pueden servir como un amplio refugio para plantar menta. Para un mejor crecimiento, ubica un área en el jardín, o el patio para jardineros de contenedores, que reciba al menos un par de horas de luz solar completa todos los días.

Concedido que a las plantas de menta se les permite el acceso a la fuerte luz solar indirecta el resto del día, continuarán creciendo fuertes y saludables. En climas más fríos, se puede ofrecer un sol más directo y directo, mientras que los climas más cálidos deben prepararse para proporcionar plantas de menta con opciones de jardín más frescas y con más sombra.

Esta planta de menta naranja se cultivó a partir de esquejes y solo tiene un puñado de semanas.

2.  Qué buscar cuando se obtienen plantas de menta

El cultivo de menta a partir de semillas puede ser una gran prueba para los jardineros principiantes. Debido al lento período de germinación de la menta y al crecimiento inicial incluso más lento, las semillas de menta deben iniciarse en el interior meses antes de la última fecha de heladas.

Lee también:   Plantas Que Hay En La Sabana | 8 Exóticos Árboles De Sabana

Es por esta razón los cuidados para una planta de menta que la mayoría de los jardineros obtienen menta a través de viveros que ofrecen trasplantes listos para usar. Estos esquejes de menta enraizados son mucho más fáciles de mantener y, normalmente, producirán más follaje que una menta a partir de semillas en el primer año.

Al seleccionar los trasplantes de menta para tu jardín, aquí tienes una lista de verificación para tener a mano:

  • Variedad: ¿Están las plantas etiquetadas? Hay muchos tipos de menta disponibles para el jardinero de la casa, así que asegúrate de conocer la variedad que tienes
  • Salud: inspecciona visualmente las plantas para detectar signos de estrés o enfermedad. Si la planta de menta en cuestión muestra algún punto de color marrón anaranjado en el follaje inferior, debes evitar la planta. Tales manchas son los signos de la oxidación de la menta, una enfermedad en la cual las plantas necesitan ser destruidas o quemadas.
  • Plagas: comprueba si hay porciones masticadas o decoloración en las hojas. Los agujeros grandes en el follaje a menudo indican bucles, mientras que las pequeñas decoloraciones pueden ser signos de pulgones, ácaros o escarabajos de pulgas. Con el cuidado adecuado, todas estas plagas de menta pueden controlarse, pero es mucho más inteligente simplemente seguir adelante y evitar las plagas en esta etapa.

Esta planta de bálsamo de limón de ocho semanas, que forma parte de la familia de la menta, se cultivó a partir de semillas.

3.  Cómo Cuidar Las Plantas De Menta

Elegir la variedad de menta que deseas cultivar será la parte más difícil del proceso, porque los cuidados para una planta de menta es muy fácil. Esto es lo que necesitas tener en cuenta:

  • Si las plantas de menta se compraron en un invernadero interior, deberás endurecerlas antes de plantarlas permanentemente en el exterior.
  • Planta en el suelo o en un recipiente grande (dos galones o más) después de que hayan pasado las amenazas de heladas.
  • Riega las plantas de menta según sea necesario durante toda la temporada. Las plantas de menta disfrutan de un suelo que está completamente húmedo. Por lo tanto, dependiendo de su clima y la ubicación de las plantas, es posible que el riego deba realizarse a diario.
  • La recolección de las hojas de menta puede y debe hacerse a menudo durante la temporada. La cosecha sirve igualmente como poda y promoverá un crecimiento exuberante y denso. Para cosechar menta, usa tus dedos para arrancar un nuevo crecimiento de la parte superior de las plantas. Pellizca el crecimiento sobre el nodo que está aproximadamente a 1/3 del camino hacia abajo en la rama de menta.
  • Al final de la temporada, las plantas de menta en el suelo se pueden triturar para hibernar. Será necesario desenterrar la menta cultivada en recipientes y dividir las raíces. Si las raíces no se desentierran y separan cada año, la menta se convertirá en una raíz tan atada que se ahogará.
Lee también:   Qué Son Plantas Xerófitas. Características, Tipos Y Hábitats

Es posible que los jardineros quieran considerar el cultivo de la menta solo en contenedores, ya que su crecimiento y capacidad de propagación son impresionantes. Con estos cuidados para una planta de menta podrás tener la mejor y prospera menta en tu jardín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *